Cómo Cultivar Tomates

By on Mayo 31, 2016

Ricos en licopeno (lo que les aporta su color rojizo) y en agua, los tomates son una de las hortalizas que no pueden faltar en casa y por supuesto en la huerta. Ofrecen una gran cantidad de vitaminas y minerales y están presentes en cientos de recetas, tanto en invierno como en verano.

Se recomienda consumir tomates en el caso de hipertensión o indigestión, para prevenir el cáncer y el estreñimiento e incluso para reducir las quemaduras en la piel. Por todo esto y mucho más es que desde Siendo Saludable aconsejamos incluir el tomate en la dieta diaria. Y en este artículo te contamos cómo cultivarlo en la huerta de nuestra casa. ¡Toma nota!

El cultivo de tomate: Elementos indispensables

Para poder cultivar nuestros propios tomates precisamos:

1.Semillas. Selecciona los tomates más maduros que hayas comprado, ábrelos por la mitad y coloca el jugo del centro en un vaso. Deja tres días y lava bien. Luego deja tres días más en papel absorbente para que se seque. Otra opción es adquirirlas en un vivero (mejor si son semillas orgánicas).

2.Tierra. Preferible que sea tierra negra del compost mezclada con tierra “común”. No olvides que los tomates necesitan tierra rica llena de nutrientes (algunos optan por combinar compost, estiércol y tierra).

3.Macetas. El tomate no se puede plantar directamente en la tierra de la huerta sino que debemos primero dejar que germine en un recipiente, bandeja, contenedor o maceta con unos 50 cm de profundidad.

tomate en maceta

Cultivando tomate: paso a paso

Una vez que tenemos los “ingredientes” pasamos a la acción. Las semillas se colocan en el macetero a inicios de la primavera y tras 8 semanas de riego cada dos o tres días y sol indirecto ya se puede pasar a tierra (se aconseja mejor a fines de la primavera).

La distancia entre los plantines de tomate en el huerto ha de ser de por lo menos 60 centímetros y se requerirán 3 meses mínimo para cosechar los primeros frutos. La planta de tomate en la tierra precisa de mucho sol diario (6 horas al día) y que la tierra se mantenga caliente (para ello se arrancan las hojas inferiores).

Es preciso tener en cuenta que si se riega demasiado las hojas pueden enfermarse, ya que son bastante vulnerables. Lo que se debe hacer es echarle una buena cantidad de agua pero no repetir por varios días el riego.

tomate huerta

Otra cuestión muy importante es saber que por el peso de los frutos la planta puede caerse a la tierra y provocar que se pudran los tomates. Por esta razón se realiza una estructura de caña, hierro o madera en forma de cruz con el fin de sostenerla y ayudarla a producir mejor.

Si se lo “permitimos” el tomate crece bastante en altura y en anchura. La poda ayuda a que de frutos más sanos y de mayor peso cada uno.

Una vez que comienza a dar los frutos esperar a que estos se encuentren bien rojos para quitarlos con una tijera desde el tallo. Si queremos evitar que la planta sostenga tanto peso podemos por ejemplo retirarlos aún verdosos o anaranjados y dejar que maduren en una bandeja o plato en la cocina.

Para terminar, te dejamos un video de Toni, un verdadero experto en huerta. ¡Que aprendas mucho!

About Siendo Saludable

Siendo Saludable es un lugar donde queremos compartir contigo las mejores recetas saludables, remedios caseros y naturales, trucos ecológicos y estrategias para tener una vida más sana.

2 Comments

  1. Brenda

    Agosto 16, 2016 at 11:45 am

    Me gusta la página gracias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *