Remedios Caseros para la Hipertensión

By on junio 30, 2016

La presión arterial elevada está considerada como un “asesino silencioso” ya que no tiene síntomas hasta que el cuadro está avanzado. La hipertensión es causada por llevar una vida sedentaria, comer grasas y harinas, sufrir estrés, presiones o preocupaciones y por supuesto por problemas de salud.

Cuando tenemos presión alta las paredes de las arterias se endurecen y engruesan haciendo más difícil el paso de la sangre. Si tenemos colesterol es más probable que la tensión arterial se eleve, lo mismo que si se depositan o acumulan coágulos sanguíneos. Es necesario cumplir con una dieta equilibrada, hacer deporte y evitar los momentos tensos en la vida para reducir la presión. En este artículo te contamos cuáles son algunos de los remedios caseros que te pueden ayudar.

Recetas naturales para la hipertensión

La presión arterial se mide con un instrumento especial el cual analiza los latidos del corazón. La presión más alta cuando el músculo bombea se llama sistólica y la más baja es la diastólica. Por ello hay dos cifras en la medición.

Los adultos jóvenes suelen tener una presión de 120/80 (la primera es la sistólica y la segunda es la diastólica). Al llegar a la tercera edad puede ser de 160/90. Los remedios caseros que te recomendamos si tienes hipertensión arterial (siempre como complemento a lo indicado por un médico) son:

  • Haz un licuado con un limón entero (cáscara y pulpa, sin semillas) y un puñado de perejil. Toma un vaso en ayunas. Ambos ingredientes son diuréticos naturales que ayudan a eliminar los líquidos que causan presión elevada.
  • Otra opción con limón es exprimir el zumo y mezclar con agua tibia. Beber todas las mañanas.
  • Hierve una taza de agua caliente con un diente de ajo machacado. Filtra y bebe el líquido.
  • Corta un pepino en rebanadas y bátelo con un poco de agua. Bebe de inmediato. Repite a diario.
  • Desayuna un plato de avena con leche desnatada, yogur o zumo de naranja. Este alimento es bueno además para regular el colesterol y evitar la ingesta de alimentos a deshoras.

hipertension arterial

  • El apio es un excelente aliado para reducir la presión arterial debido a sus propiedades diuréticas. Consúmelo crudo en ensaladas o haz un batido con un poco de agua para comenzar tu día.
  • En un cazo coloca 7 dientes de ajo pelados y machacados, una cebolla troceada y el zumo de un limón. Cubre con agua y deja toda la noche. Cuela al otro día y bebe ½ vaso cada mañana.
  • Prepara una infusión con un litro de agua y una cucharada de cada uno de estos ingredientes: tila, angélica, cola de caballo, hinojo y abedul. Hierve 3 minutos, deja reposar, cuela y bebe hasta 2 tazas por día.
  • El chocolate negro puro (no el que contiene leche) tiene la capacidad para bajar levemente la presión arterial. Consume una porción pequeña por las noches.
  • El té nos puede ayudar también a regular la presión alta. Te recomendamos que consumas a diario té verde, té blanco o té rojo. Todos ellos tienen propiedades benéficas para tus arterias.
  • Ya que hablamos de hierbas y de té podemos indicar también que el espino blanco es una perfecta especie para proteger nuestra salud arterial. Está comprobado que reduce el riesgo de padecer enfermedades coronarias, insuficiencia cardíaca e hipertensión. Sólo debes beber una infusión preparada con una taza de agua y una cucharada de esta planta a diario.
  • Corta en rebanadas una berenjena y coloca sin pelar en una licuadora. Agrega un vaso de agua y remueve bien. Cuela y bebe un sorbo en ayunas. Mantén este hábito durante 10 días seguidos.

hipertension2

  • En la licuadora podemos hacer muchos remedios naturales para la hipertensión. Una buena opción incluye el zumo de un limón, 50 gramos de espinacas, un vaso de agua y una cucharadita de miel. Bebe cada tres días.
  • En la dietética consigue las siguientes hierbas para preparar una infusión reductora de la presión arterial: muérdago (5 gramos), bolsa de pastor (10 gramos), cola de caballo (15 gramos), diente de león (20 gramos), milenrama (10 gramos) y sanguinaria (10 gramos). Mezcla todo en un recipiente y extrae una cucharada. Vierte en una taza y echa agua hirviendo. Deja reposar, filtra y bebe (puedes endulzar con miel). Toma hasta 3 tazas al día.

Te recomendamos a su vez que reduzcas el consumo de sal, que comas más frutas y verduras frescas y pescados azules, que evites el estrés, duermas 8 horas por día, limites la ingesta de alcohol, practiques deporte y lleves un control de tu presión arterial. De esta manera podrás ganarle la batalla a la hipertensión, ese enemigo que aparece cuando puede ser demasiado tarde.

About Siendo Saludable

Siendo Saludable es un lugar donde queremos compartir contigo las mejores recetas saludables, remedios caseros y naturales, trucos ecológicos y estrategias para tener una vida más sana.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *