Remedios Caseros para los Dolores Musculares

By on junio 9, 2015

Si te suele suceder a menudo que tu cuello queda rígido, te levantas con mucho dolor de espalda o los hombros parecen estar formados por rocas en lugar de músculos, entonces, es necesario que lleves a cabo algunas técnicas para evitar estas complicaciones. Conoce los mejores tratamientos y remedios caseros para los dolores musculares en este artículo de Siendo Saludable.

Este tipo de molestia o dolor se caracteriza por estar causado en relación a nuestros hábitos o actividades, pero también por ciertas enfermedades. De esta manera, el cansancio, la tensión, la mala postura, el dormir incómodo, el ejercicio intenso, la gripe o levantar peso nos puede provocar dolor intenso. Las áreas más afectadas son el cuello, los hombros y la espalda en su totalidad.

Recetas caseras para el dolor muscular

Si el dolor de los músculos no te permite hacer tus tareas con normalidad, si no puedes mover el cuello y te sientes un robot al querer tomar un vaso de la alacena, entonces, presta atención a los siguientes consejos y remedios naturales:

Aceites esenciales: Existen diferentes opciones para elegir que son muy buenos para este problema tan habitual (junto al estrés podría decirse que son los males del siglo XXI). Puedes hacer una mezcla de aceites para mejores resultados. Una combinación que encaja a la perfección con tu dolencia es el aceite de almendras con el de oliva, además son fáciles de conseguir. Otras opciones son el aceite de nuez moscada o el de clavo de olor. Son muy efectivos para relajar los músculos y tranquilizar los nervios. Están aconsejados para los atletas después de entrenar, por lo tanto, los puedes usar para tus contracturas “domésticas”. Haz masajes con ellos para muy buenos efectos.

recetas dolores2

Hojas de romero: Es un remedio ideal para la inflamación muscular ya que esta planta cuenta con propiedades antiinflamatorias. Las hojas de romero no sólo sirven para dar gusto a tus sopas, salsas o cremas, sino que también son perfectas para aliviar las contracturas en los tejidos musculares y disminuir los dolores. Para usarlas, hierve una taza de agua con un puñado de hojas de romero (mejor si son frescas). Deja reposar media hora y luego embebe un paño en esa infusión. Aplica en el área afectada al menos dos veces al día. Por ejemplo, puede ser por la mañana y por la noche. Refuerza al mediodía si estás en casa.

Vinagre de manzana: Hay muchos más usos para el vinagre que condimentar tus ensaladas. Ayudan a combatir el cansancio, la tensión muscular y los dolores. Para aprovechar sus bondades, llena la tina con agua caliente y luego añade dos tazas de vinagre de manzana. Sumérgete hasta que al agua se entibie y luego báñate como de costumbre si es que no quieres oler a ensalada.

Hielo: Si te has golpeado, caído o un músculo se inflamó, el hielo es tu mejor opción. Simplemente tienes que sacar unos cubos de hielo del congelador y envolverlos en una toalla, paño o lienzo seco y limpio. No cometas el error de aplicarlo directamente en la piel porque te quemará (si, el hielo puede quemar). Aplicar hielo ayuda a relajar los músculos y reducir la inflamación. En estos casos no se recomienda el calor (compresas, almohadillas térmicas), porque dilata los vasos sanguíneos y aumenta el flujo de la sangre lo que ocasionará más hinchazón y dolor al poco tiempo.

Calor: Está aconsejado para las contracturas causadas por malas posturas o dormir incómodo, ya que relaja el músculo y lo hace más laxo, sin esos “nudos” tan dolorosos. Puedes optar por tomar una ducha bien caliente para que el agua haga su trabajo, ponerte una compresa caliente, usar la almohadilla eléctrica o mojar un paño con agua caliente y aplicar en la zona afectada.

recetas dolores3

Pimienta molida: Otro gran tratamiento casero para los dolores musculares con un ingrediente que tendrás en casa. Prepara una pasta con pimienta blanca o negra molida y un aceite a elección (mejor si es de sésamo). Masajea bien la zona afectada y en seguida empezarás a notar una mejoría. La pimienta de cayena también es muy buena para tratar dolores y calambres musculares.

Valeriana: Es un remedio muy conocido por su capacidad para aliviar la ansiedad, los nervios y las contracturas. Es una planta que nunca debería faltar en tu jardín o en tu despensa. Permite aliviar las tensiones del cuello, por ejemplo, y evitar los trastornos del sueño (ya sean por el dolor muscular o por otros problemas). Realiza una infusión de una cucharada de valeriana por taza de agua hirviendo. Ten en cuenta que es una planta con una olor fuerte y un gusto no del todo agradable. Usa miel para endulzar o combina con otras hierbas como ser la manzanilla.

Manzanilla: Justamente esta flor es un tranquilizante maravilloso que te puede ayudar a combatir los dolores musculares y al mismo tiempo, es una infusión deliciosa. Se usa también para los dolores menstruales, el dolor de cabeza, la ansiedad, el estrés, las tensiones, etc. Tiene la capacidad de relajar los músculos, aliviar los calambres y reducir la inflamación. La dosis es una cucharadita de manzanilla por cada taza de agua hirviendo. No bebas más de tres tazas al día ¡O te quedarás dormida en cualquier rincón!

Catnip: Se trata de una planta originaria de Europa que también se utiliza en Norteamérica y en Asia. Es de la familia de la menta y tiene muy buenas propiedades sedativas. Es buena para reducir la inflamación de las articulaciones, curar lesiones en los tejidos blandos, aliviar el dolor de cabeza, etc.

Rábano: Una verdura que se debe consumir en poca cantidad por su sabor algo picante. Ayuda a aliviar las tensiones, los dolores y los calambres musculares. Busca en la dietética o casa naturista cercana a tu casa si venden (o te pueden conseguir) el aceite esencial de rábano, con el cual hacer masajes. Sino, haz una decocción de algunos rábanos con agua, deja reposar unos minutos y luego aplica con un algodón o paño en el área afectada.

¿Qué te parecen estos remedios caseros para los dolores musculares? ¡No dudes en usarlos la próxima vez que te duela el cuello, los hombros o la espalda!

recetas dolores5

About Siendo Saludable

Siendo Saludable es un lugar donde queremos compartir contigo las mejores recetas saludables, remedios caseros y naturales, trucos ecológicos y estrategias para tener una vida más sana.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *