Cuándo llevar plantillas: pie cavo y pie plano

By on marzo 15, 2017

Existen diferentes patologías podales que se pueden mejorar o tratar usando plantillas. Los pies son nuestro punto de apoyo, nuestro contacto con el suelo e incluso nuestro “cable a tierra”. Pero muchas veces no los cuidamos como corresponde.

En este artículo te contamos sobre dos condiciones que merecen el uso de plantillas: el pie cavo y el pie plano. Si tienes alguno de los dos no dudes en consultar con un especialista para que te recomiende la mejor opción.

Plantillas para pie plano

Se trata de una condición más habitual de lo que pensamos y que aparece en la infancia durante la etapa de desarrollo de la estructura ósea. Esta anomalía (entre otras) puede provocar disfunciones al crecer.

El pie plano se caracteriza por la falta de elasticidad y firmeza en el arco plantar (el conocido “puente”). Existe además una alteración de la relación entre los huesos y el pie lo que trae como consecuencia una estructura mecánica más frágil y más vulnerable a sufrir lesiones.

La curvatura o puente no es suficiente y puede ocasionar molestias y dolores en los ligamentos o en las articulaciones así como también la imposibilidad de usar ciertos tipos de calzados.

En la mayoría de las personas que tienen pie plano esta condición no les afecta en su vida cotidiana. Sin embargo los deportistas y quienes realizan ciertas actividades cotidianas pueden notar molestias. Además puede ocasionar otras condiciones como por ejemplo dolores crónicos en la rodilla debido a las pisadas con mayor intensidad.

Hay dos tipos de pie plano: el flexible (cuyas alteraciones o molestias no son tan importantes) y el rígido (aparece por causas genéticas y requiere una atención más detallada para evitar dolores al caminar. Los pacientes pueden también padecer lumbalgias, juanetes o mal funcionamiento del menisco de la rodilla).

La buena noticia es que existen plantillas que pueden ayudar en el día a día si tenemos este problema. Estas plantillas para pie plano se pueden personalizar para adaptarse a las medidas de cada pie, repartir el peso y la fuerza del cuerpo, compensar las pisadas y normalizar las caminatas

Las plantillas para pie plano sirven para tratar o prevenir dolencias relacionadas a esta condición. Trabajan en la recuperación de la estructura plantar, en la buena colocación de las articulaciones y en la capacidad de amortiguación del pie. Entre los beneficios de llevarlas encontramos:

  • Consiguen una pisada más fuerte
  • Se adaptan a las necesidades de cada persona (edad, peso, dimensiones del pie, etc)
  • Mejoran la postura (al proporcionar una pisada amortiguada)
  • Previenen lesiones

Sin dudas se trata de un elemento que no puedes dejar de usar para proteger el pie y disfrutar de caminadas o jornadas sin dolores o molestias.

Plantillas para pie cavo

Quizás no se hable demasiado del “pie cavo” pero es una anomalía podal también habitual. En este caso se trata de una planta más elevada y arqueada que lo normal. Esto significa menos superficie apoyada al caminar y como consecuencia una disfunción en los músculos del pie.

Según el arco en la bóveda plantar la persona podrá sufrir más o menos molestias. La sensación general de los pacientes es que “van a caerse” y tienen “poca estabilidad”. Con el paso del tiempo se pueden acortar los músculos de los dedos y causar lo que se conoce como “dedos en garra”.

Para detectar el pie cavo podemos prestar atención a ciertas señales que nos ofrece el cuerpo:

  • Cansancio y dolor podal al caminar (sobre todo por las noches)
  • Mayor sensibilidad en la planta del pie
  • Dedos en forma de garra (provocando dolor al querer estirarlos)
  • Calambres en los talones
  • Aparición de callos o lesiones en los ligamentos

Si tienes pie cavo tendrás más posibilidades de sufrir fascitis plantar, artrosis en las articulaciones y esguinces de tobillo. Es muy importante acudir a un podólogo especialista para que analice la situación particular e indique cuál es el tratamiento adecuado. Además puedes ingresar a una web de plantillas para pie cavo para conseguir el par que necesitas acordes a tus características y condición.

Si bien depende del tipo del pie y de la gravedad del problema la técnica para pie cavo más habitual es el uso de plantillas personalizadas las cuales corrigen la forma de caminar, aumentan el apoyo en el suelo, permiten que los músculos se relajen y recuperan el equilibrio.

Además de las plantillas para pie cavo muchos médicos recomiendan a sus pacientes realizar estiramientos y ejercicios específicos para lograr una mayor flexibilidad y relajación muscular. Cuando la pisada mejora hay más estabilidad y mejor apoyo.

Esto repercute de muchas maneras: evitando lesiones, eliminando la sensación de peligro de caídas y disfrutando de una vida más relajada y sin riesgos. Gracias a las plantillas el peso del cuerpo se reparte en los pies de manera equilibrada y la fascia plantar se distiende. ¿El efecto? ¡Pies más cómodos y felices!

About Siendo Saludable

Siendo Saludable es un lugar donde queremos compartir contigo las mejores recetas saludables, remedios caseros y naturales, trucos ecológicos y estrategias para tener una vida más sana.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *