Tres Pilares para que tu Vida Sea Más Saludable

By on Diciembre 8, 2014
Estilo de Vida Saludable

Según la Organización Mundial de la Salud, el estilo de vida tiene que ver con la calidad del día a día de cada individuo. Pero además, está relacionado a la percepción de la persona en relación a su existencia, su contexto, sus valores, sus objetivos, sus normas, sus inquietudes y sus expectativas.

La calidad de vida no tiene que ver únicamente con el dinero, sino con la satisfacción por realizar ciertas actividades a diario, por cumplir con las necesidades básicas, por lograr de ciertas metas, por tener una buena actitud hacia la vida y por formar parte de un grupo social.

Por el contrario, los hábitos que afectan nuestra salud son el consumo de sustancias tóxicas (alcohol, drogas, tabaco), el sedentarismo, la falta de ejercicio, el insomnio, el estrés, una dieta desequilibrada, la falta de higiene, la carencia de actividades lúdicas o de ocio, pocas relaciones interpersonales y la contaminación ambiental.

Entonces, los estilos de vida saludable, que nos permiten ser más felices y plenos, están compuestos por:

estilo de vida saludable2

  • tener objetivos, planes de acción y un sentido de vivir
  • mantener la autoestima alta y la identidad
  • pertenecer a un grupo (familia, comunidad, nación)
  • conservar la autogestión, la independencia y las ganas de aprender constantemente
  • brindar y recibir afecto, reconocimiento y agradecimiento
  • autocuidarse tanto en lo externo (piel, cabello) como en lo interno (órganos, huesos)
  • promover la solidaridad, la tolerancia, el perdón y el arrepentimiento
  • controlar factores de riesgo (estrés, abuso de medicamentos, obesidad, tabaquismo, vida sedentaria)
  • realizar actividades al aire libre y disponer de tiempo para el ocio

En definitiva, los hábitos o estilos de vida saludables son aquellas actitudes que asumimos como personas o como familia y que inciden de manera positiva en nuestro bienestar mental, físico y social. Se traducen no sólo en una buena salud en el cuerpo, sino también en felicidad, así como también en un aporte positivo a la comunidad en la que vivimos. Claro, porque una persona alegre tiene más para ofrecer a la sociedad que aquella que está nerviosa, alterada y desequilibrada.

Es bueno recordar que comer bien no es lo único necesario para gozar de buena salud (aunque sea una parte muy importante). Es preciso a su vez, hacer ejercicio y rodearse de personas positivas. La combinación de estos tres factores traen como consecuencia un individuo más pleno y seguro de si mismo.

Primer Pilar para una Vida Saludable: la Alimentación

Es preciso hacer una diferencia entre comer y nutrirse. Lo primero no siempre se hace a consciencia y lo segundo es un acto que evita que nos enfermemos, entre otras ventajas. Si nos nutrimos y dejamos de deglutir alimentos por ansiedad, hábito o aburrimiento, entonces nos sentiremos mucho mejor. Recuerda que la alimentación es la encargada de construir y renovar las células y los tejidos, permitir que se realicen los procesos internos como la digestión y la respiración y obtener energía para hacer todas nuestras actividades. Si comemos de más, no sólo estaremos causando un aumento en nuestro peso, sino también un desequilibrio en nuestro organismo. ¿Te ha pasado que después de comer mucho te sientas tan pesado que no puedes ni quieres hacer nada y sólo quieres dormir una siesta? Esto no sucede si consumes una ración suficiente. Puedes ver nuestra sección de recetas saludables para más información.

estilo de vida saludable3

Entonces, para que una dieta sea equilibrada, sin que falte ni que sobre nutriente alguno, es preciso aportar una proporción correcta de hidratos de carbono, proteínas y grasas, no dejar de lado los minerales y las vitaminas, distribuir el aporte alimenticio cada día (de mayor a menor comenzando por el desayuno) e hidratarse constantemente, aún cuando no se tenga sed.

Segundo pilar para una Vida Saludable: El Ejercicio

Cuando nos dicen o leemos la palabra ejercicio, seguro pensamos en pasarnos horas y horas en el gimnasio y esto no es así. Existen miles de maneras diferentes de “mover el esqueleto”, mucho más placenteras y que no se conviertan en una carga. Es posible cambiar el “tengo que hacer ejercicio” al “voy a hacer ejercicio” (con una sonrisa en el rostro). ¿Cómo? Probando diferentes disciplinas hasta encontrar la que más nos gusta. Para darte cuenta si algo te encanta, prueba con esta regla: si no lo sientes como una obligación, si esperas con felicidad el momento de practicarlo, si no pones excusas para faltar o dejar de hacerlo y si al terminar la actividad te sientes pleno (aunque cansado), entonces, esa disciplina es perfecta para ti.

estilo de vida saludable4

Puedes hacer todos los deportes o actividades físicas que se te ocurran. Seguro hallarás eso que te encante. Si pruebas mil y un ejercicios y no hay nada que realmente te guste, entonces, puedes optar por el deporte “informal” es decir, el que se realiza mientras se hace otra cosa. Esto significa que puedes subir las escaleras cuando llegas al trabajo en lugar de usar el elevador o bien ir a la oficina en bicicleta. También puedes dejar el coche en casa y hacer las compras caminando o limpiar tu casa de manera más enérgica. ¿Sabías que eso también es hacer ejercicio? ¡Seguro que ya lo hacías y ni siquiera te habías dado cuenta!

Si bien algunos médicos indican que esto no es suficiente para cumplir con la cantidad semanal de actividad física recomendada, por algo siempre se empieza, ¿verdad?

Tercer pilar para una vida saludable: El Ambiente Positivo

¿Has oído hablar de las personalidades tóxicas? Bueno, se trata, básicamente, de aquellos seres que no sólo absorben tus energías sino que además no te permiten crecer ni avanzar. Seguro los puedes detectar sin problemas, ya que son personas que se lo pasan todo el tiempo quejándose y criticando “porque si”, nunca se alegran por tus logros y hacen lo posible por ver el medio vaso vacío en cada situación.

¿Por qué estas personas no son buenas para llevar un estilo de vida saludable? Pues porque no nos aportan nada bueno, sino todo lo contrario. A veces es un poco complicado deshacernos de estas personas (en el buen sentido de la palabra) porque están en nuestro círculo más íntimo, como ser nuestra pareja, nuestros padres, nuestros amigos o compañeros de trabajo.

En ese caso, puedes optar por evitar el contacto lo más posible o bien ayudarles para que puedan cambiar o mejorar. O bien, seleccionar qué cosas compartir con ellos y qué guardar para quienes valen la pena y te aportarán algo positivo.

Atención, que no se trata de ser egoísta ni mala persona, sino de preservar nuestra salud mental y emocional ¡que también cuenta en esta tarea diaria de llevar un estilo de vida saludable!

Senior couple jumping in air

About Siendo Saludable

Siendo Saludable es un lugar donde queremos compartir contigo las mejores recetas saludables, remedios caseros y naturales, trucos ecológicos y estrategias para tener una vida más sana.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *